Background Image
Previous Page  12 / 79 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 12 / 79 Next Page
Page Background

12

n

atural

mente

16

ç sumario www.naturalmentemncn.org

Para recibir

un correo electrónico cuando salga el próximo número

o

darnos tu opinión escríbenos a

naturalmente@mncn.csic.es

Maria Sibylla Merian vivió en el siglo XVII y demostró desde su

infancia que tenía grandes dotes para la pintura y la observación.

En un mundo en el que los insectos eran considerados animales

malignos, supo ver y reflejar su belleza. Gracias a su tesón y trabajo

metódico, que incluía láminas y descripciones muy detalladas,

trescientos años después de su fallecimiento es considerada una de

las iniciadoras de la entomología moderna.

Hija de

Matías Merian ,

grabador de talla dulce

o a buril, nació en Frankfort del Meno (Alemania)

en 1647 cuando la Guerra de los 30 Años llegaba

a su fin.

El nombre de su padre la acompañó siempre, a

pesar de que éste muriera cuando ella tenía tres

años y de que su madre se volviera a casar un

año más tarde. Su segundo marido,

Jacob Marrell

,

también grabador y pintor, tenía un taller donde

enseñaba también grabado, acuarela y óleo.

Desde muy pequeña demostró tener una do-

tación excepcional para la pintura y el arte, en

general.También demostró una afición que no fue

tan admirada, la de coleccionar, primero gusanos

de seda y más tarde, todo tipo de orugas, arañas y

otros insectos en un tiempo en el que las arañas

eran consideradas insectos. Además, este grupo

de animales no tenía muy buena fama pues se

pensaba que surgían del barro y del polvo por ge-

neración espontánea y se consideraba, también,

que eran criaturas del Diablo. Habría que esperar

hasta que el italiano

Francesco Redi

(1626-1696),

demostrara en 1684 que los gusanos son ovípa-

ros, o sea, ponen huevos. Este descubrimiento

hizo que Redi fuera considerado el padre de la

Helmintología (ciencia que estudia los gusanos y

lombrices) y de la Parasitología (ciencia que estu-

dia los parásitos).

Como a su madre no le gustaba que su hija an-

duviese por el campo recogiendo toda clase de

‘bichos impuros’, decidió acoplar un espacio en el

desván de su casa, una especie de estudio donde

coleccionaba los botes con sus orugas y pintaba.

Desde el estudio podía ver el jardín de su veci-

no, un conde que tenía el capricho de cultivar tu-

lipanes y que regresaba a su palacete para verlos

florecer en primavera. Cuando Maria Sibylla los

vio, no lo pensó dos veces, bajó y los arrancó para

dibujarlos. El conde llegó para ver sus tulipanes y

al ver que habían desparecido, montó en cólera y

la hizo llamar. Quiso que se los devolviera y ella

se los entregó envueltos en los papeles en donde

los había dibujado.Al ver el conde aquellos dibu-

jos, hechos por una niña de trece años, llamó a su

padrastro y le hizo que la admitiera como discí-

pula en el taller a pesar de que,en aquella época,

no era costumbre que las mujeres asistieran a los

talleres de los maestros.

Lámina del libro

Insectos de Surinam.

Representa una

planta de la familia Euphorbiaceae. Junto a la maripo-

sa, el gusano y la larva de

Ricinus communis.

Actual-

mente se sabe que la planta de la que se alimenta

es

Passionaria caerulea,

pero hemos preferido dejar la

referencia que apuntó Maria Sibylla Merian en su día

/ Servicio de Fotografía del MNCN