Background Image
Previous Page  31 / 79 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 31 / 79 Next Page
Page Background

31

n

atural

mente

16

ç sumario www.naturalmentemncn.org

Para recibir

un correo electrónico cuando salga el próximo número

o

darnos tu opinión escríbenos a

naturalmente@mncn.csic.es

entra en juego la presencia de agua en distintas

formas. Si bien es cierto que la lluvia aporta más

cantidad, debido a su temporalidad y a las ele-

vadas temperaturas, resulta improbable que los

microorganismos que viven en estos lugares la

utilicen como única fuente de agua. Se ha obser-

vado que en estas zonas se dan distintos proce-

sos de retención de agua en la roca en función

de sus características. Debido a las propiedades

térmicas del sustrato, el vapor de agua del aire

se condensa en forma de rocío en la superficie

al alcanzarse temperaturas bajas. Además, en el

caso concreto de las halitas (rocas de sal) se da

un proceso denominado delicuescencia, donde

al alcanzarse una humedad relativa superior a

50-55% los cristales de sal experimentan una

transición a estado líquido generándose agua

saturada de sal, salmuera. De esta manera, las

comunidades microbianas endolíticas de estos

lugares podrían disfrutar de un aporte casi dia-

rio de agua gracias a la formación de rocío y/o

salmuera dependiendo del sustrato en el que se

encuentren.

Independientemente de la fuente de agua, las

comunidades microbianas de ambientes ári-

dos cuentan con una estrategia infalible para

la retención de este agua durante el mayor

tiempo posible mediante una matriz de sustan-

cias poliméricas extracelulares, comúnmente

conocidas como EPS (del inglés extracellular

polymeric substances). Los microorganismos

se encuentran embebidos en esta matriz mu-

cosa que tiene la capacidad de retener agua,

protegiendo de la desecación y facilitando la

interacción entre los distintos integrantes de

la comunidad.

Pero la ausencia de agua no es el único factor

que resulta limitante para el desarrollo de estas

comunidades y es que, como se ha mencionado

previamente, la extremada radiación ultravio-

leta (UV) supone un hándicap de peso para la

vida ya que puede provocar la muerte de los

microorganismos. Esto sucede ya que la larga

exposición a este tipo de luz de baja longitud

de onda daña su ADN de manera irreparable

incluso contando con los mecanismos celula-

res más eficientes. Al tratarse de organismos

adaptados, extremófilos y extremotolerantes,

disponen de estrategias para combatir esta

radiación UV. En el caso específico de estas

comunidades endolíticas, son los organismos

fotosintéticos (bien microalgas o cianobacte-

rias) los que tienen la función de proteger a

la comunidad completa gracias a su capacidad

de producir pigmentos que absorban este ex-

ceso de radiación UV y así evitar el potencial

daño celular. Los pigmentos más comunes son

los carotenoides, que absorben a longitudes de

onda medias, aunque la principal pantalla solar

en estas comunidades es la escitonemina, un

pigmento producido por algunas cianobacte-

rias como consecuencia de su exposición a la

radiación UV capaz de absorber a menor lon-

gitud de onda, la del UV-A (320-400nm). De

hecho, se ha podido observar in situ cómo la

presencia de este pigmento en la población de

cianobacterias aumenta a medida que se en-

cuentran más cerca de la superficie, actuando

como barrera protectora para toda la comuni-

dad microbiana alojada bajo ella.

No son pocas las dificultades a las que se en-

frentan estas comunidades microbianas en uno

de los lugares más extremos del planeta, el De-

sierto de Atacama. Dándonos una lección de

humildad, estos microorganismos demuestran

que ante las más duras condiciones ambienta-

les la vida no es solo capaz de subsistir, sino

de dar lugar a comunidades completas y activas

con estrategias eficaces. Una vez más la vida se

abre camino

n

“Estos microorganismos

demuestran que ante las

más duras condiciones

ambientales la vida subsiste

y dar lugar a comunidades

completas y activas con

estrategias eficaces”

“Hay tres tipos de

microhábitats endolíticos

en función de su estructura

y ubicaciónen el sustrato:

criptoendolítico,

casmoendolítico e

hipoendolítico”