Background Image
Previous Page  35 / 79 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 35 / 79 Next Page
Page Background

35

n

atural

mente

16

ç sumario www.naturalmentemncn.org

Para recibir

un correo electrónico cuando salga el próximo número

o

darnos tu opinión escríbenos a

naturalmente@mncn.csic.es

ño e inviernofrente a la tremenda escasez de los

meses de verano que, junto a las altas temperatu-

ras, hacen que los ríos pierdan su caudal. La fuerte

diferencia entre el caudal de los meses de otoño e

invierno y el de verano es la característica principal

de los ríos mediterráneos y se denomina ‘hidrología

estacional’.Es tan grande esta diferencia que pueden

pasar a tener cincuenta veces más caudal durante

un evento de inundación.

Ríos temporales

Los ríos que llevan agua todo el año se de-

nominan ‘ríos permanentes’ y son los más es-

tudiados. Sin embargo, no hablaremos de ellos

esta vez. Los ríos que en algún momento del año

pierden el agua corriente en su superficie se de-

nominan ‘ríos temporales’.Como ya os podéis

imaginar, existen varios tipos de ríos temporales

ya que no es lo mismo perder el agua unos po-

cos días que permanecer secos todo el año.A su

vez, los ríos temporales se pueden diferenciar en:

(i) ‘intermitentes’, si cesan su flujo de forma oca-

sional o estacional; (ii) ‘efímeros’ que presentan

agua algunas semanas o unos pocos meses al año,

debido a una temporada de lluvias o el deshielo;

y (iii) ‘episódicos’ que solo tienen flujo durante

unas horas o pocos días, a causa de eventos fuer-

tes de precipitación. Este texto trata sobre estos

dos últimos tipos de ríos temporales.

Pero, ¿es normal que se queden secos o es por

el cambio climático? Es completamente normal

encontrar este tipo de ríos en el entorno Me-

diterráneo. Pero ¡ojo! debido al aumento de la

temperatura y de la frecuencia de las sequias,

causados por el cambio climático, se prevé que

cada vez más ríos entren a formar parte del gru-

po de los ríos temporales. Es decir, que ríos que

anteriormente eran permanentes, ahora cesen

su flujo durante algún momento del año.Además

este hecho se ve agravado enormemente por

el aumento de la concentración de población

alrededor del Mediterráneo y, por tanto, de la

demanda de recursos hídricos para los distintos

usos: agrícola, industrial, urbano o turístico.Todo

ello, hace que también en los temporales haya

una marcada reducción de los días al año que

estos ríos presentan flujo en superficie.

Los ríos efímeros no sue-

len presentar agua y por

tanto no presentan vida

acuática en sus cauces,

pero el ecosistema es rico

en muchos otros organis-

mos.Aquí se muestra una

planta del género

Mentha

que se recogía para hacer

infusiones. Debido a la

degradación del río había

desaparecido comple-

tamente en las últimas

décadas y ahora comienza

poco a poco a repoblar

los lechos de grava de la

Rambla de laViuda.

“La Directiva que controla

el ‘estado de conservación’

de los ríos, usa metodologías

diseñadas para ríos

permanentes que resultan

difícilmente aplicables a los

ríos temporales”

“Se necesita pues,

encontrar una nueva

definición de río ‘vivo’

que no esté regido por la

calidad de su agua o de

las especies acuáticas que

habitan en él”