Background Image
Previous Page  36 / 79 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 36 / 79 Next Page
Page Background

36

n

atural

mente

16

ç sumario www.naturalmentemncn.org

Para recibir

un correo electrónico cuando salga el próximo número

o

darnos tu opinión escríbenos a

naturalmente@mncn.csic.es

Históricamente, este tipo de ríos han sido

muy considerados en las culturas mediterráneas,

pero hoy en día son unos de los ecosistemas

de agua dulce menos estudiados del planeta .

Lamentablemente,en las últimas décadas tanto la

sociedad en general como muchos científicos y

legisladores los han menospreciado considerán-

dolos de escaso valor ecológico y económico. Sin

embargo, es ahora cuando nos empezamos a dar

cuenta de la presión a la que han estado some-

tidos en las últimas décadas y por la cual peligra

su integridad. La ausencia de estudios sobre este

tipo de ecosistemas no permite comprenderlos

ni conservarlos de una manera eficiente.

Izquierda) Famosa imagen publicada en el periódico digital

La Verdad

en la que se ve cómo un camión descarga los

escombros en el lateral de la rambla de Benipila, en Cartagena. La falsa sensación de estabilidad de estos cauces acaba

con una inundación arrastrando toda la basura aguas abajo, siempre teniendo como final el Mar Mediterráneo. Foto

de Pablo Sánchez. Derecha) Sí, ¡eso antes era un río! Por allí baja el agua durante las inundaciones, pasa por encima de

la carretera y discurre después bajo del puente del fondo. Más tarde vierte sus aguas al mar en Cartagena. Una simple

vuelta por Google StreetView nos revela una infinidad de impactos sobre el cauce de la rambla de Benipila.Aquí una

empresa de extracción de áridos vierte toneladas de cemento sin control sobre el cauce de la rambla.

A la izquierda vemos la gran masa de agua que bajaba

por la Rambla de laViuda en octubre de 2000 tras las

intensas lluvias casi 500 litros por metro cuadrado

acumulados en dos días. / Fina García. A la derecha,

una imagen del mismo lugar en la actualidad. Los cau-

dales que pasan por aquí pueden variar de decenas, a

más de miles de metros cúbicos por segundo.

“¿Por qué

construir

puentes tan

grandes

para cauces

de ríos

secos?”

u

u